La primera planta geotérmica de España en Andalucía

La primera planta de producción de energía geotérmica de España se prevé comience a funcionar el próximo octubre en el Campo de Níjar (Almería). Esta será la primera planta de las doce que están proyectadas en el yacimiento geotérmico de Níjar y Almería. La idea nació con la finalidad de aumentar la competitividad del sector hortofrutícola de Almería y de la mano de Cardial Recursos Alternativos se ha hecho realidad. Si bien Cardial se encuentra estudiando otros cinco yacimientos en España, el proyecto almeriense es el que cuenta con todos los permisos tramitados y concedidos.

Carlos Díaz, ingeniero agrónomo y socio de la compañía manifiesta que se trata de “una energía limpia, gestionable y, sobre todo barata, donde los costes de producción son inferiores incluso a los de la energía nuclear”. La iniciativa de la firma surgió, cuando hace unos cinco años, Díaz y otros técnicos, geólogos e ingenieros, observaron que los problemas que ciertos sondeos les estaban causando (trabajaban con agua caliente), se podría revertir en el aprovechamiento de energía geotérmica para todo tipo de aplicaciones dentro de las instalaciones (bombeo, climatización, transporte, etc.).

Actualmente esta primera planta se encuentra en fase de montaje y servirá de escaparate del proyecto. Tal y como señala Díaz: «Las plantas tienen dos vertientes: producción de energía térmica y, en una segunda fase, energía eléctrica. Hay una de las plantas que desde el inicio será térmica y eléctrica porque el termalismo es mayor en esta zona y es más fácil su explotación».

Otra de las ventajas de este tipo de plantas es que ocupan una menor superficie que otras energías renovables, así una planta de 3 megavatios (Mw) eléctricos ocuparía una superficie de unos 250-350 m2. Según Carlos Díaz, la inversión para esta planta será de 2 millones de euros y un periodo de amortización de dos años.

El sistema de producción es totalmente cerrado. Dada la localización del yacimiento, entre dos fallas: la de Carboneras y una fractura de borde que es la de Sierra Alhamilla que comprende un terreno muy fracturado, no hace falta destruir la roca. El proceso consiste en la extracción de agua, preservando las condiciones que posee en el subsuelo para que no sufra cambios físicoquímicos y, posteriormente se vuelve a inyectar, «lo único que se le quita es el calor, a través del intercambiador de calor, que es con el que se puede generar electricidad o energía térmica que puede servir tanto para generar frío como calor». Por este motivo, de acuerdo a las palabras del socio de Cardial, se pueden climatizar instalaciones con un coste baratísimo ya que no hay consumo de combustible ni desgaste de piezas.

Esta iniciativa supone un gran ahorro para el agricultor. Según Díaz, el coste de inversión ronda los 30 céntimos el metro mientras que el consumo gira sobre los 80 céntimos por metro, es decir, el kilovatio térmico se establecería sobre los 4 céntimos. «Hasta el año pasado, el kilovatio térmico costaba, con el sistema más barato que es el gas natural, unos 12 céntimos». Leer más …

2

Comentarios

  1. jose  febrero 10, 2019

    donde se encuentran las centrales geotrmicas

    responder

Añadir un comentario


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.