La Directiva Europea de inundaciones

La Directiva europea 2007/60/CE sobre la «Evaluación y la gestión de los riesgos de inundación», y el Real Decreto 903/2010, que la traspone al ordenamiento español, tratan de reducir las consecuencias de las inundaciones sobre la salud humana, el medio ambiente, el patrimonio cultural y la actividad económica.

Esta normativa de obligado cumplimiento para los Estados miembros se divide en varias fases con distintos horizontes temporales, dos de ellas ya finalizadas y la tercera aún por desarrollar.

Fase 1: Evaluación Preliminar del Riesgo de Inundación (EPRI) e identificación de las Áreas con Riesgo Potencial Significativo de Inundación (ARPSIs). Diciembre 2.011

Fase 2: Elaboración de mapas de peligrosidad y riesgo (de las ARPSIs seleccionadas en la EPRI). Diciembre 2.013

Fase 3: Plan de gestión de riesgo (de las ARPSIs seleccionadas en la EPRI). Diciembre 2.015

En la primera fase (2.011) se realizó la evaluación del riesgo de inundación en cada demarcación hidrográfica.

En la segunda (2.013) se han elaborado los mapas de peligrosidad y riesgo de aquellos tramos seleccionados en la fase anterior con riesgo significativo, así como otros tramos adicionales con riesgo alto. Actualmente los resultados obtenidos de esta fase se encuentran en consulta pública.

Los mapas elaborados: de peligrosidad y de riesgo, representan:

Mapas de peligrosidad, se representa la superficie inundada en condiciones naturales por diferentes caudales correspondientes a tres escenarios (las avenidas probables en 10,100 y 500 años), los calados que alcanza el agua en el terreno, junto con el Dominio Público Hidráulico probable (DPHP) y la zona de Flujo Preferente (ZFP), asociada a la avenida de 100 años de periodo de retorno.

Tanto el DPHO como la ZFP son conceptos fundamentales en la legislación española de aguas para la delimitación de cauces y el otorgamiento de autorizaciones.

Mapas de riesgo, es la superposición de las áreas inundadas en los tres escenarios anteriores con la ocupación real de ese territorio. Los mapas de riesgo informan del daño que produciría la inundación  en función del uso del suelo (afección a la población, a la actividad económica, a las áreas protegidas o a los puntos de especial importancia).

En la tercera fase de la Directiva de Inundaciones (2.015), se realizará un Plan de Gestión del Riesgo de Inundación para aquellos tramos con riesgo significativo, en el que se incluirán medidas que minimicen los daños; medidas no estructurales relacionadas con los sistemas de alerta temprana y la ordenación del territorio para la limitación de usos en áreas.

Fuente iAgua

 

0

Añadir un comentario


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.